• por www.motofan.com

    2014-06-26

    Lo que está claro es, que estos vehículos han llegado para quedarse, puesto que poco a poco están recibiendo no sólo la atención del público, sino también de las administraciones que están haciendo esfuerzos para crear un entorno adecuado para su utilización.

     

    A día de hoy, la movilidad eléctrica es muy minoritaria, pero ya es una realidad y poco a poco va afianzándose como alternativa ecológica a las motos y scooters tradicionales. El gran desarrollo técnico que han experimentado está directamente relacionado con este crecimiento de una industria que en España cuenta con muchos e interesantes proyectos.

     
                                                       
     

    Eso ha llevado a las administraciones públicas a instalar puntos de recarga gratuitos en las principales ciudades españolas, así como a destinar subvenciones para la compra de este tipo de vehículos, algo que ha beneficiado tanto a los fabricantes como a los clientes finales.


    Aún así, la penetración en el mercado es tímida debido, sobre todo, al alto coste de compra que las pequeñas ayudas del Gobierno apenas pueden mitigar. Pero este elevado precio esconde un tesoro que es su principal razón de ser: un gasto en energía extremadamente bajo.


    Además, si al bajo coste energético sumamos las ventajas tradicionales de la moto y el scooter, estamos ante unos vehículos cuyo potencial de crecimiento es ilimitado, máxime cuando su carácter ecológico les va a conceder cada vez más privilegios de tránsito frente a los vehículos de combustión en nuestras congestionadas y contaminadas ciudades.


    VENTAJAS E INCONVENIENTES


    Puntos de recarga: vitales


    Los puntos de recarga es algo en lo que las administraciones están trabajando junto al sector privado para fomentar el uso de los vehículos eléctricos. En el casco de los coches son necesarias instalaciones más complejas y costosas que las que se requieren para las motos.


    Y aunque bien es cierto que estas infraestructuras están en plena expansión y la mayoría son compartidas por vehículos de dos y de cuatro ruedas hay que subrayar que los scooters eléctricos como es el casco del Stream de LEMev no requieren de ningún enchufe o instalación especial para poder cargarse. Las cargas se realizan en enchufes convencionales (denominados schuko) que son como los que utilizamos en casa para nuestros electrodomésticos.


    En un futuro cercano, se ha planteado la necesidad de contar con un punto de recarga por cada 30 plazas de aparcamiento de cualquier garaje comunitario, aparcamiento público, etc.


    Esperemos que las administraciones públicas se den cuenta del potencial de las motos eléctricas que no requieren de enchufes especiales, porque el desarrollo de una infraestructura de recarga pública no debería resultar ni complicado ni excesivamente costoso utilizando el cableado ya existente por ejemplo para los parquímetros.

     
                                                       
     

    Actualmente, en España hay unos 900 puntos de recarga para vehículos. Barcelona está en cabeza debido a que tiene 242 puntos, de los que 114 son específicos para moto y están en superficie. También tiene otros 20 más en parkings soterrados. En el caso de Madrid, hay alrededor de unos 120 puntos, de ellos sólo 25 son municipales, que se encuentran en la vía pública, puesto que el resto se encuentran en parkings subterráneos tanto privados como públicos.


    Madrid pionero de la “metrolinera”


    En Madrid, está funcionando en fase de pruebas desde hace unos meses la primera metrolinera de España y una de las pocas que existen en el mundo. Se trata de un poste de recarga que utiliza la energía excedente del frenado de los trenes del metro para la carga rápida y gratuita de vehículos eléctricos.


    El sistema permite cargas rápidas en unos veinte minutos, frente a las varias horas que se tarda en los postes de corriente alterna. Lo más innovador de la metrolinera es el aprovechamiento del excedente de energía del metro para que en lugar de perderse pueda usarse como fuente energética alternativa.

                                       

    La recarga en casa

    Recargar en casa nuestro vehículo es la mejor opción si funcionamos a diario con nuestra moto o scooter eléctrico. Una de las ventajas de nuestra LEMev Stream es que no necesita de ningún enchufe especial, evitando así otros gastos y problemas adicionales. Sólo necesita de un enchufe convencional, conocido también como Schuko.


    Si no tienes un garaje individual y aparcas en un garaje comunitario aconsejamos que como primera medida preguntes a la comunidad si pueden dejarte utilizar un enchufe comunitario. Para justificar el consumo con la siguiente explicación debería ser suficiente.

     

    El consumo para una carga completa (5 horas) de nuestro scooter LEMev STREAM es de 4 kWh, esta medida viene determinada por la capacidad de la batería que es de 50 Ah. Para calcular lo que gasta el scooter habría que saber a qué precio os factura vuestra compañía la electricidad.


    Imagínaos que os la factura a 0,092 € el Kwh, pues en una carga de 5 horas tu Stream consumiría 4 kWh, es decir 0,37 €. Si todos los días cargas al 100% la Stream (7 días a la semana), a la semana consumirías 2,59 €.  Al mes unos 11,10 €.


    Es cuestión de calcularlo exactamente con el coste del kWh que os facture vuestra compañía eléctrica.


    Si la cosa se complica podrías instalarte tu propio enchufe y contador, con notificar a la comunidad su instalación sería suficiente.

     

    Puedes consultar diferentes soluciones y presupuestos en la página web de Lugenergy.


    Autonomía: cada vez mejor


    La autonomía es otro punto clave a la hora de decidirse por una moto eléctrica y algo en lo que se ha mejorado mucho en los últimos años. Es cada vez más fácil encontrar modelos que superen los 100 km de autonomía.


    Las baterías no sólo tienen más vida útil y recargan más rápido, sino que además, proporcionan más kilómetros de uso. Ahora, muchos dan la opción de un sistema de carga rápida como elemento opcional. La frenada regenerativa es también otro ingrediente fundamental a la hora de aprovechar las frenadas para generar energía.


    Precio: cuestión de números


    ¿Se puede realmente rentabilizar el sobrecoste que tiene? Es muy frecuente realizar esta pregunta, pero si nos fijamos en el coste actual de la gasolina (1,42€/litro) en comparación con el menos de un euro en electricidad cada 100 km que se anuncia para un eléctrico, no hay duda de la ventaja que supone para nuestro bolsillo.


    Esta diferencia lo podemos ver con un ejemplo:


    Si hacemos unos 10.000 kms al año por ciudad las cuentas son las siguientes para un scooter que consuma 4,5 l/100 km:


    Inversión en gasolina: 1,42 € x 4,5 l= 6,39 €/ 100 km. 639 € sería la cantidad total para cubrir los 10.000 km anuales.


    Inversión en electricidad: pongamos una media de 0,70 € cada 100 km. Y esto equivaldría a 70 € para cubrir los 10.000 km anuales.

                                            
     

    Esto en principio justifica el alto precio de estos scooters en relación a uno equivalente con motor tradicional ya que el desarrollo de la tecnología eléctrica no es precisamente económica y por eso se han previsto ayudas para incentivar su compra.


    Compra subvencionada: este año los vehículos eléctricos en España han vuelto a recibir unos pequeños incentivos por parte de las administraciones públicas.


    Con el Plan PIMA Aire 3, los beneficiarios obtendrán las ayudas directamente a la hora de abonar la factura en el punto de venta o concesionario y su cuantía para la adquisición de motocicletas y scooters eléctricos será de 400 euros, más 200 euros que deberá aportar el punto de venta. Para los ciclomotores eléctricos ascenderá a 250 euros, más 100 euros del punto de venta.  Además, el comprador deberá dar de baja definitiva a un vehículo de su propiedad de categoría igual, con más de 5 años o de categoría superior, con más de 7 años para obtener la ayuda de forma íntegra, si no se entrega vehículo a cambio la ayuda se reduce a 350 euros para motocicletas, más 150 euros que aporta el punto de venta y 230 euros para ciclomotores, más 70 euros que aportará el punto de venta.


    Información adaptada desde: http://www.motofan.com/noticias/las-motos-electricas-son-realmente-una-opcion-competitiva/17063

     

    Fuente: La creciente tendencia de las motos eléctricas

2011 ©ECOMOTION S.L. Todos los derechos reservados
CDTI Grupo SPRI