• por “Elettrico? Sì, grazie” de Luca Cassioli

    2014-06-19

    En el motor sin escobillas, la parte giratoria (rotor) está constituida por uno o más imanes permanentes que no tienen contacto alguno con el exterior. La alternancia del campo magnético necesaria para mantener el rotor en rotación, que está en contacto con el cuerpo del motor se transmite a través de los pasadores de soporte, está garantizada por el circuito electrónico de la unidad de control que utiliza sensores de hall (sensores magnéticos sin contacto físico) para conocer la posición del rotor y decidir cómo configurar el campo magnético.
     

                                                   

     

    A diferencia de los motores tradicionales, en los motores sin escobillas:

     

    Fricción: no hay contacto (escobillas), así que la única fricción viene dado por la rotación del eje del rotor.

     

    Mantenimiento: no es necesario ningún mantenimiento.

     

    Interferencias eléctricas: no se generan interferencias radioeléctricas.

     

    Los motores sin cepillo, tienen una especial curva de par, similar a la ilustrada en el gráfico siguiente:

     
                                                          
     

    Esta curva significa que hasta la velocidad WR, el motor presenta siempre el mismo par, lo que significa que el vehículo que lo lleva tiene la misma recuperación/aceleración, o que tiene la misma capacidad de ascenso en subidas. Un aspecto interesante es el segundo: los vehículos de gasolina, para hacer frente a una subida difícil, necesitan reducir la marcha y pisar a fondo el acelerador, sin embargo, en los vehículos eléctricos, existe el extraño fenómeno, ya que cualquier subida es accesible de la misma manera a velocidad alta o baja y si el motor tiene suficiente par para hacer frente a la subida, lo hará tanto a alta como a baja velocidad.

     

    La ventaja de continuar conduciendo sin presionar demasiado el acelerador, es que no se desperdicia energía innecesariamente: aumentar el acelerador, de hecho, básicamente sirve para aumentar el ciclo de trabajo del motor, más que para aumentar el flujo de corriente, con el fin de aumentar la velocidad del motor y si la pendiente es tal que no permite que el motor vaya más rápido, cuanta más energía recibimos, ésta simplemente se disipará en forma de calor, sin aumentar la velocidad.  


    Información adaptada desde: “Elettrico? Sì, grazie” de Luca Cassioli

     

    Fuente: Ventajas del motor sin escobillas que utiliza LEMev

2011 ©ECOMOTION S.L. Todos los derechos reservados
CDTI Grupo SPRI