• por “Elettrico? Sì, grazie” de Luca Cassioli

    2014-06-17

    Motor eléctrico tradicional (con escobillas)

     
                                            
     

    En el motor eléctrico tradicional, después de que el rotor haya hecho media vuelta, la nueva posición de los conmutadores hace que se invierta el sentido de la corriente en los bobinados y por lo tanto también del campo magnético generado por ellos; de esta manera, se invierten también las fuerzas de atracción/repulsión, permitiendo así al rotor realizar la siguiente media vuelta. La inercia mecánica del rotor hace que no se detenga en el momento del cambio de la polaridad.


    Algunas desventajas de los motores con escobillas son las siguientes:


    Fricción: para cambiar continuamente el campo electromagnético del rotor, éste debe permanecer constantemente conectado eléctricamente con el cuerpo del motor, pero como está en rotación, este contacto consiste en dos electrodos de carbono (las “escobillas”) que se frotan contra las placas de metal colocadas en el rotor, causando fricción y chispas.


    Mantenimiento necesario: Debido al rozamiento contínuo, las escobillas se desgastan muy pronto y por tanto deben ser reemplazadas.


    Interferencias eléctricas: Las chispas continuas son inevitables en este mecanismo y causan interferencias radioeléctricas.


    Para superar estas y otras desventajas, en los vehículos eléctricos modernos se utilizan motores sin escobillas (del Inglés brush= escobilla/cepillo y less= sin).


    Nuestro scooter LEMev Stream tiene un motor sin escobillas con una potencia nominal 5 kW.


    El jueves explicaremos las características de los motores sin escobillas.


    Información adaptada desde: “Elettrico? Sì, grazie” de Luca Cassioli

     

    Fuente: Desventajas del motor eléctrico con escobillas

2011 ©ECOMOTION S.L. Todos los derechos reservados
CDTI Grupo SPRI