• por “Elettrico? Sí, grazie” de Luca Cassioli

    2014-05-23

     

    Uso y mantenimiento de las baterías:

     

    Un detalle que no todos los vendedores de vehículos eléctricos o scooter tienen es, comunicar a los compradores que las baterías requieren de un cuidado especial: a diferencia de los vehículos de gasolina, no puede ser simplemente “llenar e irse”. Aunque las baterías modernas son mucho mejores que las del pasado, que requerían una descarga total antes de volver a cargarla para evitar el “efecto memoria” y su deterioro, todavía requieren algunos cuidados para mantenerlas en perfecto estado.

     
                                                
     

    Precauciones de uso:


    Una batería, es un recipiente de energía, al igual que es un depósito de gasolina. Una batería contiene menos energía que un depósito de gasolina, pero todavía contiene la suficiente para viajar, por ejemplo, un vehículo eléctrico de 100 kilogramos, más 80 Kgs.del conductor, a 80 km/h; por lo tanto, es una cantidad considerable de energía y debe ser tratada con el debido cuidado.


    Al contrario de lo que comúnmente se cree, no son sólo las baterías de litio las que requieren un cuidado especial: las baterías con tecnologías más antiguas (Plomo, níquel cadmio (Nicd), níquel-metal-hidruro (NiMH) ), también, requieren un cuidado adecuado y las necesarias precauciones para su uso con la máxima seguridad. Las baterías de litio requieren más atención porque en el caso de algunos scooters son extraíbles y se pueden llevar a casa para ser recargadas. ¡Nadie se llevaría un bidón de gasolina a casa!. Así que hay que establecer las medidas de precaución apropiadas, como las que se mencionan a continuación:  


    • Mantenga a los niños alejados de las baterías: normalmente no tienen protección contra el uso indebido y un cortocircuito en los terminales de una batería de 30-40 Ah, como la de un scooter, puede causar un incendio en pocos segundos, además de destruir la batería.


    • Mantenga la batería en un lugar bien ventilado: no se debe guardar en un armario durante la recarga. En caso de fallo electrónico, las baterías pueden emitir gases inflamables, o, por ejemplo, las de plomo, que en caso de carga excesiva emiten hidrógeno; entonces, la recomendación es recargar la batería en una habitación cerrada, pero siempre procurando dejar alguna ventana entreabierta.


    • No recargue las baterías en el dormitorio durante la noche: si hay cualquier problema durante la carga se podría liberar gas, inflamable o no, que podría ser peligroso y/o nocivo.

     

                                        

     

    • Mantenga las baterías fuera del agua: incluso aquellas que puedan estar selladas (con plomo), ya que siempre tendrán sus terminales expuestos al agua, y ésta es una excelente conductora de la electricidad.

     

    • Siempre utilice únicamente el cargador proporcionado por el vendedor, a menos que tenga los conocimientos técnicos necesarios para saber cuándo se puede utilizar uno diferente con totales garantías.



     

    Litio, plomo, “silicona”, níquel-metal-hidruro (NiMH) etc.:

     

    En primer lugar, es esencial saber qué tecnología tienen nuestras baterías; las que actualmente se utilizan en los vehículos eléctricos son tres:

     

    • níquel-metal-hidruro (NiMH);

    • plomo gel (PbGel-Silicon);

    • litio (Li).

     

                                               

     

    Asimismo, las de litio y plomo se dividen en más subcategorías, sólo interesante para personas expertas, por lo que para la gran mayoría de usuarios con esta diferenciación básica es suficiente:


     

    Níquel-metal-hidruro (NiMH):

     

    Se usaba normalmente en los coches híbridos de generaciones anteriores (el primer Toyota Prius, Honda Jazz etc.), y están siendo reemplazados por baterías de ión de litio. También se utilizan en el antiguo modelo de scooter eléctrico Vectrix. Si usted ve un vehículo híbrido con baterías de NiMH, tienen que saber que, definitivamente, tiene una autonomía limitada: por ejemplo, los coches híbridos de NiMH, tienen una autonomía en versión sólo eléctrica de nada más tres o cuatro kilómetros.


     

    Plomo (Pb):

     

    Las de plomo son las más “antiguas”, y aunque últimamente se han producido otras más eficientes de “plomo-gel”, sigue habiendo algunos scooters con las mismas, aunque están siendo rápidamente reemplazadas por las baterías de litio, que son mucho más ligeras.

     

    Curiosamente, las baterías de plomo que contienen entre sus componentes químicos una sustancia llamada gel de sílice, son a menudo definidas por algunos vendedores como “baterías de silicona”; la razón es que “silicio” y “silicona” (un mineral, el primero y una sustancia elástica, la segunda) son muy parecidos, en inglés: Silicon, el primero y Silicona, la segunda. En realidad, no existen las “baterías de goma o elásticas” y, obviamente, cuando se encuentra escrito “baterías de silicona” realmente se trata de baterías de “plomo-gel”. Las baterías de plomo son muy seguras y fiables, pero las más antiguas (“tienen electrolito líquido”), necesitan mantenimiento (relleno de agua y/o ácido), y todas ellas tienen una vida limitada: un máximo de 3-400 ciclos de descarga completa, cada uno de los cuales proporciona 50-70 km de autonomía; que es como decir que, aproximadamente,  cada 20.000 km las baterías se deben reemplazar (con un coste aproximado de 400-500,00 €). Algunas baterías de plomo, sin embargo, vienen también ”indicadas” para 800 ciclos.


     

    Litio (Li):

     

    Son las más modernas y como tales, tienen además de ventajas, algún punto crítico. En primer lugar, es muy importante saber que existen las baterías de Li-Po, abreviatura de litio-polímero, con la “o” minúscula: se trata de una batería muy peligrosa, ya que en caso de avería o de colisión, puede incendiarse y explotar; y por esta razón, no se utilizan normalmente en los medios de transporte, sino que sólo se usan en los dispositivos electrónicos o modelos de aviones teledirigidos, barcos y automóviles. De hecho, para poder ser usadas con seguridad deben llevar una sofisticada y cara electrónica de control.

     

    Sin embargo, sí hay versiones de baterías de litio completamente seguras, que tienen la desventaja de ser un poco más pesadas: éstos son las de Li-Ion (Iones de litio), y aún más, las  de LiFePO4 (litio-hierro-fosfato, con la letra “O” mayúscula de “oxígeno”) y LiFeYPO4 (además con itrio, Yttrium en Inglés), y otras variantes que están llegando al mercado a medida que avanza la investigación. Están llamadas a sustituir al plomo y a las baterías de NiMH en los próximos años, ya que son mucho más ligeras y con mayores prestaciones, sin olvidarnos de su vida útil: una batería de litio se puede descargar más de 1.000 veces, frente a las 3-400 de otras tecnologías.

     

                                        

     

    Actualmente, las mejores están resultando ser las de LiFePO4, que además de ser extremadamente seguras, garantizan un buen rendimiento y asimismo, tienen una característica muy importante: todas las baterías de litio están sometidas a una pérdida natural de capacidad desde el momento en que salen de fábrica, bien, pues las de LiFePO4 en un año un máximo del 4 ó 5% de su capacidad de carga y otras tecnologías de litio pueden llegar hasta el 20%, lo cual significa que una batería que proporciona 50 km de autonomía, después de un año, independientemente de cómo y cuánto se utiliza, podrá asegurar un máximo de 40 km de autonomía.

     

    Información adaptada desde: “Elettrico? Sí, grazie” de Luca Cassioli

    Fuente: ¿De qué depende la vida útil de una batería?

2011 ©ECOMOTION S.L. Todos los derechos reservados
CDTI Grupo SPRI